Las Cruzadas. Una nueva historia de las guerras por Tierra Santa por Thomas Ashbridge

Una mañana de finales de noviembre del año 1095, el papa Urbano II leyó un sermón que estaba llamado a transformar la historia de Europa. Sus emocionantes palabras electrizaron a la multitud reunida en una pequeña campa situada a las afueras de la población meridional francesa de Clermont, y en los meses subsiguientes, su mensaje resonaría en todo Occidente, prendiendo la mecha de una cruel guerra santa que se prolongaría varios siglos.

Urbano había declarado que la cristiandad se hallaba en grave peligro, sometida a la amenaza de una invasión y una opresión espantosas. La ciudad santa de Jerusalem se encontraba en manos de los mulsulmanes: "un pueblo [...] ajeno a Dios", aficionado a la perpetración de torturas rituales y a la comisión de inenarrables actos de profanación. De este modo, el papa lanzaba un llamamiento a los habitantes de la Europa latina y los instaba a levantarse contra ese enemigo supuestamente despiadado en calidad de "soldados de Cristo", para reclamar así la soberanía de Tierra Santa y liberar de la "servidumbre" a los cristianos de Oriente. Espoleados por la promesa de que aquella justa contienda habría de purgar sus almas de todo pecado, decenas de miles de hombres, mujeres y niños partieron de Occidente para guerrear contra los musulmanes en lo que iba a constituir la Primera Cruzada.

Las Cruzadas. Una nueva historia de las guerras por Tierra Santa. Thomas Asbridge

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *